0 Artículos - $ 0,00
¡Tu carrito está vacío!
Tu Producto Update Price

Baby Shower Bíblico Featured

(21 votes)
Rate this item

Si desea organizar un Baby Shower Biblico, hemos publicado esta guía paso a paso. Para realizar un Baby Shower más espiritual, la anfitriona deberá tener preparadas varios textos bíblicos que aquí mismo te proporcionaremos, así como el significado de los obsequios que se darán a la futura mamá y que darán un gran valor sentimental. 

 Recuerde que el baby shower bíblico no es "todo el evento", es solo una parte, generalmente al inicio para dar la bienvenida a las invitadas y compartir un momento muy emotivo espiritualmente para la mamá.

 La anfitriona da la bienvenida y comienza con la Monición de entrada.

Monición de Entrada:

Nos hemos reunido hoy con el objeto de festejar la próxima llegada de un bebé a este mundo.
Entre los orientales, la vida empieza desde el momento de la concepción, y en realidad, así es. Este nuevo ser ya vive en nosotros.

Esta fiesta quiere ser un “animarnos a todos” a dar la bienvenida a este niño para que encuentre una Comunidad Verdadera, es decir:

- una comunidad bautismal, comprometida en seguir a Cristo
- una comunidad eucarística, reunida en torno al altar
- una comunidad fraternal, reunida siempre en torno a las necesidades para el servicio mutuo.

También queremos festejar a los papás de ese nuevo bebé, ya que han dado testimonio de su amor y el Señor los ha bendecido con la encarnación de ese amor en un nuevo fruto.

Han dado testimonio de su Paternidad Responsable, que los compromete no sólo a la transmisión de la vida, sino al cuidado esmerado que tendrán para este niño. Se convertirán en los Educadores en la fe de su hijo, mediante el Bautismo lo convertirán en Hijo de Dios y a través de su testimonio, le irán procurando vivir su fe.

Para las siguientes lecturas la anfitriona puede pedir ayuda de alguna invitada o familiar.

Lecturas:

Vamos a hacer la lectura de la Palabra de Dios y de la Palabra de la Iglesia, que será luz para todos nosotros.

  • Primera Lectura : II Corintios 9, 6-11 - Sembrar con generosidad

    6 Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará. 7 Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría. 8 Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para ustedes, de manera que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes. 9 Como está escrito: «Repartió sus bienes entre los pobres; su justicia permanece para siempre.» 10 El que le suple semilla al que siembra también le suplirá pan para que coma, aumentará los cultivos y hará que ustedes produzcan una abundante cosecha de justicia. 11 Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios.
  • Segunda Lectura: Humanae Vitae II, 8 - El amor conyugal

    8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor [6], "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra" [7]. El matrimonio no es, por tanto, efecto de la casualidad o producto de la evolución de fuerzas naturales inconscientes; es una sabia institución del Creador para realizar en la humanidad su designio de amor. Los esposos, mediante su recíproca donación personal, propia y exclusiva de ellos, tienden a la comunión de sus seres en orden a un mutuo perfeccionamiento personal, para colaborar con Dios en la generación y en la educación de nuevas vidas. En los bautizados el matrimonio reviste, además, la dignidad de signo sacramental de la gracia, en cuanto representa la unión de Cristo y de la Iglesia. Sus características 9. Bajo esta luz aparecen claramente las notas y las exigencias características del amor conyugal, siendo de suma importancia tener una idea exacta de ellas. Es, ante todo, un amor plenamente humano, es decir, sensible y espiritual al mismo tiempo. No es por tanto una simple efusión del instinto y del sentimiento sino que es también y principalmente un acto de la voluntad libre, destinado a mantenerse y a crecer mediante las alegrías y los dolores de la vida cotidiana, de forma que los esposos se conviertan en un solo corazón y en una sola alma y juntos alcancen su perfección humana. Es un amor total, esto es, una forma singular de amistad personal, con la cual los esposos comparten generosamente todo, sin reservas indebidas o cálculos egoístas. Quien ama de verdad a su propio consorte, no lo ama sólo por lo que de él recibe sino por sí mismo, gozoso de poderlo enriquecer con el don de sí. Es un amor fiel y exclusivo hasta la muerte. Así lo conciben el esposo y la esposa el día en que asumen libremente y con plena conciencia el empeño del vínculo matrimonial. Fidelidad que a veces puede resultar difícil pero que siempre es posible, noble y meritoria; nadie puede negarlo. El ejemplo de numerosos esposos a través de los siglos demuestra que la fidelidad no sólo es connatural al matrimonio sino también manantial de felicidad profunda y duradera. Es, por fin, un amor fecundo, que no se agota en la comunión entre los esposos sino que está destinado a prolongarse suscitando nuevas vidas. "El matrimonio y el amor conyugal están ordenados por su propia naturaleza a la procreación y educación de la prole. Los hijos son, sin duda, el don más excelente del matrimonio y contribuyen sobremanera al bien de los propios padres"[8].
  • Tercera Lectura: Juan 3, 1-11 - Hijos de Dios

    3 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él. 2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro. 4 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 5 Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 6 Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. 7 Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. 8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. 10 En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios. 11 Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros.

 Oración de los fieles. 

 Para la Oración de los fieles Uds mismas pueden redactar las plegarias para que sea más personalizado correspondiendo a la ocasión. Puede pedir por los padres, la nueva familia, el nacimiento del bebe, el crecimiento del bebé, por las familias que no pueden tener hijos o los han perdido, etc.

 Enseguida se realiza una procesión con los obsequios que se le ofrecerán al bebé, como símbolo de las importantes funciones que realizará esta madre, pensando siempre que servir es reinar, que Dios ama al que da con alegría.

(nombre de la futura mamá) , para que Dios con su inmenso amor te dé la luz, alegría, diligencia y cariño en tus tareas de madre, te ofrecemos:

 Cobija: Esta cobija que representa el calor, no nada más corporal, el que transmites ya desde ahora a tu hijo, sino también ese calor que lo acompañará en cada momento de su vida, cuando lo mires, o lo acaricies, o escuches su voz, cuando se te necesite o tu lo necesites.

 Silla o Cuna: Representa los brazos, el apoyo de ustedes, sus padres, que lo protegerán y le ayudarán a crecer con amor y seguridad. Que cuando crezca los encuentre extendidos siempre que los necesite.

 Estuche de Limpieza: Contiene todo lo necesario para que cada día puedas asearlo y mantenerlo limpio, tranquilo y contento. Significa el cuidado que tú y tu esposo pondrán en su educación, para que esa limpieza externa sea un reflejo de todas las actitudes de su vida.

 Ropa: Servirá para proteger su cuerpecito, que irás cubriendo de acuerdo a las diferentes épocas del año, y conforme vaya creciendo y aumentando de talla. Son como los Dones y las Gracias que recibirá en cada uno de los Sacramentos que celebre en las distintas etapas de su vida, y que irá haciéndolas crecer en la relación con ustedes, sus papás, con sus familiares y con sus amigos.

 Alimentos: Nos recuerdan que nuestro organismo, desde pequeños, necesita una dosis diaria de calorías, proteínas, vitaminas, minerales, etc. Para tener fuerzas y estar activos, en una palabra, para vivir sanos. Desde pequeño, ustedes le enseñarán a su hijito que hay otro alimento tan indispensable como estos que mencionamos y que son para nutrir nuestra vida espiritual: La palabra de Dios y la Eucaristía.

 Sagrada Familia: Será para él, o para ella, un reflejo de lo que sean ustedes, sus padres. Deseamos sinceramente que ___________ y tú, a imagen de la familia de Nazareth, sepan ser para este bebé, así como para sus hermanos y amigos, imagen de Dios y alegres compañeros en el camino de la vida.

 Los Pañales: Son para mantener limpio a tu hijo, pero no sólo del cuerpo también de su espíritu. Haz de cuidar tu vocabulario y tus expresiones de enojo, y todo lo que pueda ser mal ejemplo para tu hijo, y cuando crezca, limpiarás sus malos pensamientos, las malas palabras y todo lo negativo que en el transcurso de su vida vaya adquiriendo, pues así estará siempre limpio de corazón para que pueda ver a Dios.

 El Biberón: Te dice no sólo que lo alimentarás con lo mejor, pero no olvides dar gracias por el pan de cada día, reza y da gracias antes de cada comida por el alimento, los bienes materiales y espirituales.

 El Nombre: Llámenlo siempre por su nombre, pues así siempre le hablará Dios. El nombre expresa la esencia, la identidad de la persona y el sentido de su vida.

 Fe: Recuerda la responsabilidad en la fé que tienes de tu hijo, educándolo en una fé firme a Dios y a su Iglesia, que nunca se avergüence de reconocer a Jesús y sobre todo muéstrale con tu ejemplo como platicar y confiar en Dios.

 Babero: Con él protegerás al bebé y al usarlo en tu hijo, recuerda que lo protegerás, pero no aprisionarás; lo vas a corregir, pero no lo dañarás. Haz de amarlo pero no lo sobreprotegerás, para que siempre sea libre, como Dios lo ha creado.

 Carta: Dios te envía esta carta, en ella te envía un mensaje... (ENTREGAR ANGEL DE LA GUARDA)

  Y la lectura final...

Que la Virgen María sea para ti ese modelo de madre y catequista, y que la vocación que tenías en germen ha empezado a desarrollarse y dar fruto.

Todas las aquí reunidas, que queremos mostrarte nuestra amistad y nuestro cariño, les deseamos a ustedes, los nuevos papas, que tengan la dicha de ver crecer a este niño en “sabiduría, edad, y gracia”.

 

 Ahora que se ha concluido el momento espiritual del evento, ya podrán seguir con la fiesta "normal" del baby shower, jugando, platicando, comiendo, ofreciendo regalos, etc.

 

Si deseas publicar contenido de la página, por favor dános el crédito a nuestro esfuerzo y agrega el link a esta página. ¡Ayúdanos a crecer! por tí y para ti!! Gracias!www.Pkts-BabyShower.com
¿TE GUSTÓ? ¡¡COMPÁRTELO!!

Contáctenos

  • Estación Manuel, Tamaulipas, México
  • 045 (836) 1080452

 

  • Chicago, Illinois, USA
  • 001 (773) 7479079
Top